Estimado/a Compañero/a:

 

Una vez celebrada la Asamblea General de afiliados/as que me nombró nuevo Secretario General de nuestra Sección Sindical, es para mí un honor ponerme en contacto contigo para saludarte y a la vez, poder compartir algunas reflexiones que considero de especial relevancia.

Lo primero que quería trasladarte es que, más allá del mero cambio de Secretario General o de la elección de una renovada Comisión Ejecutiva, pensamos que debemos abrir una nueva etapa en el funcionamiento de nuestra Sección Sindical,  recuperando las señas de identidad que siempre ha distinguido a nuestro sindicato.

Una de estas señas de identidad es situar al delegado/a sindical como órgano absolutamente central de nuestra organización y por extensión, al Consejo de Delegados/as. Éstos tienen que ser los auténticos artífices de la acción sindical de nuestra organización y los que colectivamente decidan los objetivos de la misma.

Debemos y vamos a cambiar de rumbo la tendencia de concentrar la toma de decisiones en el Secretario General y en la Comisión Ejecutiva, y para ello, necesitamos vuestra participación y colaboración activa en la vida del sindicato, para poder materializar y llevar a la práctica las propuestas que nos hagáis llegar.

Uno de mis propósitos es recuperar la celebración, al menos una vez al año, de una Asamblea General de afiliados/as en la que podamos manifestarnos todos/as, seamos o no delegados/as de la Sección Sindical, y aplaudir o criticar el funcionamiento de la misma y hacer de esta forma un sindicato más representativo y participativo.

Tenemos la obligación colectiva de recuperar el prestigio de la actividad sindical. Estaríamos ciegos si no fuésemos conscientes de que los sindicatos tienen en la actualidad un cierto desprestigio, en parte fomentado por quienes defienden un capitalismo cada vez más agresivo con los derechos de los trabajadores/as, pero por otra parte, quizás provocado también por un funcionamiento poco transparente de las organizaciones sindicales y que tenemos que corregir y superar.

Estoy convencido de que sólo recuperaremos el prestigio de la actividad sindical si nuestros delegados/as en los distintos centros de trabajo son referencia, tanto en el desarrollo de su actividad laboral de forma solidaria con los compañeros/as de trabajo a los que representamos, como en el ejercicio transparente de nuestra acción sindical. La participación de todos/as en la Sección Sindical, la transparencia antes aludida y un mayor acercamiento de nuestra organización a los/as trabajadores/as y por lo tanto al tajo, tienen que ser las estrategias prioritarias a materializar en este nuevo período venidero. 

  Sabes perfectamente que estamos atravesando unos momentos de gran dificultad económica y social, percibiéndose con nitidez un modelo de salida de la crisis basado en el recorte, de forma importante, en los derechos de los/as trabajadores/as. Desafortunadamente, parece no haber perspectivas de que esta situación se supere en el corto plazo y por eso, nuestra actividad sindical en los próximos años va a ser especialmente combativa, pero también muy difícil.

Hasta hace poco, hemos remado con el viento a favor, pero en estos momentos, el viento sopla en contra y con fuerza, centrando nuestro objetivo en el corto plazo, más en no retroceder, en no perder los derechos conquistados con tanto esfuerzo, que en alcanzar grandes logros. Para ello, tenemos que ser firmes, además de hábiles, inteligentes e imaginativos en el marco de la negociación y en general, en nuestra acción sindical. Sólo avanzaremos desde la unidad de acción con el resto de las  organizaciones sindicales y, fundamentalmente, con los compañeros/as de la UGT.

El objetivo básico de nuestra estrategia sindical ha sido siempre luchar por el mantenimiento de unos servicios públicos municipales de calidad, evitando la privatización de los mismos. Tenemos que asumir que la mejor forma de combatir las privatizaciones de los servicios es implicarnos en que los mismos funcionen de forma eficaz y eficiente, sin que ello suponga, de ningún modo a la renuncia a nuestros derechos. Por lo tanto, tenemos que impulsar, materializar y colaborar en el establecimiento de fórmulas más racionales en la organización de los servicios municipales, en trabajar por reducir el absentismo y en definitiva, mejorar la calidad de los servicios prestados a la ciudadanía.

Por último, sólo me queda por señalar uno de los valores esenciales de nuestro sindicato: LA SOLIDARIDAD. La solidaridad es absolutamente urgente y necesaria en la actualidad con los miles de trabajadores/as que se encuentran en paro. Por ello, no podemos dirigir nuestra acción sindical única y exclusivamente a mejorar las condiciones laborales de los que tenemos un puesto de trabajo en el Ayuntamiento, sin duda ese tiene que ser nuestro principal objetivo, pero tenemos que centrar todas nuestras energías igualmente en la lucha por la creación de empleo, en cualquier ámbito o lugar donde CCOO tenga presencia.

Manuel Loza García

Sº. Gral. CCOO Ayto. Sevilla

Secretario General

Manuel Loza García

Secretario de Organización

Jorge Menacho Diz

Secretario de Acción Sindical

Salvador Bueno García

Secretaria de Comunicación

Noelia Torrejón Rodríguez

Secretaria de la Mujer

Montserrat Luna Luna

Secretario de Formación

Victor José García Mateo

Secretaria de Prevención

María de la Villa Jaenes Solano

Vocal

Vanesa Casado Caballero

Vocal

Enrique González López

Please reload

  • w-facebook
  • Twitter Clean